La Historia De La Espía Cubana Ana Belén Montes Demuestra La Amenaza Constante Que Representa el Régimen Castrista, Dice Ros-Lehtinen

Apr 22, 2013

(WASHINGTON) – La Congresista Ileana Ros-Lehtinen (R-FL), Presidenta del Subcomité del Medio Oriente y África del Norte, hizo la siguiente declaración con respecto a Ana Belén Montes, la espía cubana convicta, y ex analista de inteligencia de alto nivel de los Estados Unidos. Un artículo que va a fondo sobre “la espía más importante de la cual nunca has escuchado”, por Jim Popkin, será publicado en la revista del Washington Post este fin de semana. Declaración de Ros-Lehtinen:

“El artículo de Jim Popkin en la revista del Washington Post este fin de semana hace un trabajo excepcional ilustrando el daño causado a la seguridad nacional de los Estados Unidos por Ana Belén Montes. Es una lectura obligatoria para cualquiera que esté interesado en entender el verdadero carácter de la amenaza que representa el régimen castrista a nuestros intereses y al pueblo cubano. Por casi 20 años, Montes fue analista de inteligencia en el Departamento de Defensa de los Estados Unidos que usó su posición para revelar información ultra secreta a agentes de inteligencia cubanos.

“Las actividades de espionaje de Montes llevaron a cabo serias amenazas a la seguridad, ilustrado por el papel crítico que ella tuvo en un ataque en 1987 contra un campamento militar en El Salvador donde un grupo de guerrilla comunista mató a 65 personas, incluyendo a un soldado Americano, Sargento de Primera Clase Gregory Fronius. Conocida por muchos como ‘la espía cubana más importante de la cual nunca has escuchado’ y ‘una de las espías más peligrosas en la historia de los Estados Unidos,’ Montes no solamente traicionó a sus amigos, familia, y país, sino que sus actos traidores contribuyeron directamente a la muerte de muchos americanos y fuerzas pro estadounidenses en Latinoamérica.

“Su historia sirve para recordarnos que hay que permanecer vigilantes mientras el régimen castrista y otros gobiernos corruptos que constantemente están buscando hacer daño a los Estados Unidos y socavar los valores de la democracia y la libertad. Su historia representa uno de los más grandes fracasos de la comunidad de inteligencia estadounidense contra el régimen brutal castrista, pero espero que hayamos aprendido la lección que nos ofrece. Debemos reconocer que ni por un momento nos podemos entretener con ilusiones sobre la verdadera intención del régimen castrista, y debemos mantener nuestro compromiso de oponernos a los regímenes que amenazan la libertad y los princípios democráticos que son tan valorados por los pueblos del Hemisferio.”