Nuevamente, La Dictadura de Castro es una de las Peores al no Respetar los Derechos Fundamentales de sus Ciudadanos De Acuerdo con el Más Reciente Reporte Sobre la Libertad de Religión del Departamento de Estado, Dice Ros-Lehtinen

May 24, 2013

(WASHINGTON) – La Congresista Ileana Ros-Lehtinen (R-FL), Presidenta del Subcomité del Medio Oriente y África del Norte, hizo la siguiente declaración referente a la publicación del Reporte Sobre la Libertad de la Religión del 2012 del Departamento de Estado. Dice Ros-Lehtinen:

“Nuevamente, el Departamento de Estado dice que el régimen castrista es uno de los peores violadores de los derechos humanos por su carácter restrictivo con respecto a la libertad de la religión.

"La libertad de religión es correctamente considerada uno de los derechos humanos más fundamentales porque la identidad religiosa toca cada aspecto del carácter de una persona y su forma de vida. El régimen que no respeta un derecho tan básico no respeta a su pueblo; demuestra su desprecio por él. Por ejemplo, los agentes de Castro atacaron a un pastor que iba a una protesta contra las prácticas opresivas del régimen, dejándolo inconsciente y, como encontraron las autoridades médicas más tarde, con daño cerebral. El régimen continúa su campaña contra aquéllos que valientemente luchan por traer cambio a la isla, y ataca sin descanso a su oposición – de los cuales muchos se encuentran abandonados en una de las muchas Gulags de Castro. Aquellos que se encuentran en una de las Gulags de Castro por su fe son solamente algunos de los muchos que valientemente luchan por la democracia y la libertad en la isla. Otro ejemplo son las Damas de Blanco, que continúan siendo acosadas, detenidas, y golpeadas por los agentes de Castro solamente por marchar a la iglesia todos los domingos para protestar en paz por las detenciones injustas de los que hablan en contra del régimen.

"La Administración de Obama habla muy elegantemente sobre la libertad de religión, pero sus acciones no han respaldado estas palabras. Al seguir dando concesiones a este régimen asesino, la Administración deja que los Castro continúen ignorando los derechos humanos y los principios democráticos que decimos valorar. Al fín, este reporte confirma lo que ya debemos saber bien: el dictador Raúl Castro no está interesado en traer cambio real a la isla, sino que está comprometido a mantener totalemente el control y a ignorar los verdaderos intereses del pueblo cubano.