Premiar a Flagrantes Violadores de los Derechos Humanos Con Posiciones Superiores es el Status Quo en la ONU y los Estados Unidos Debe Exigir Reformas o Retener Sus Fondos, dijo Ros-Lehtinen

Jan 30, 2013

Washington, DC – La Congresista Ileana Ros-Lehtinen, Presidenta del Subcomité del Medio Oriente  y África del Norte, emitió la siguiente declaración referente a la selección de Sudan como Vice Presidente  del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC):

“Quisiera poder decir que este anuncio me tomo por sorpresa, pero por desgracia esto es normal para la ONU. Sudán es un estado designado como patrocinador del terrorismo y ha sido seleccionado para ser uno de los cuatro vicepresidentes en el ECOSOC. Es inaceptable que la ONU siga elevando a los infractores más graves de los derechos humanos a posiciones de liderazgo dentro de esta organización.
 
"El régimen genocida sudanés ahora tendrá influencia sobre una parte de las Naciones Unidas la cual tiene la responsabilidad de regular al Consejo de Derechos Humanos, que continúa deslegitimando su misión al permitir a regímenes criminales dentro de esta institución. Esto es totalmente inaceptable. Decir que esto ha dañado la credibilidad de la ONU supondría que, para empezar, la ONU todavía tenía alguna credibilidad.
 
"Los Estados Unidos sigue malgastando el dinero de los contribuyentes financiando un sistema que no funciona y donde los villanos disfrutan de alta estima. Yo continuo pidiéndole a la Administración Obama que pare de gastar miles de millones de dólares en fondos de nuestros ciudadanos y retener los fondos a la ONU hasta que efectúen las reformas concretas necesarias.”

NOTA: En el 2011, Ros-Lehtinen presentó la legislación H.R. 2829, “Transparencia de las Naciones Unidas, Rendición de Cuentas y la Ley de Reforma de 2011”, que requiere que las Naciones Unidas cambie su mecanismo de financiamiento de un proceso de evaluar a una forma voluntaria. Este cambio le hubiera dado el poder a los EE.UU. y a otros estados miembros a utilizar su influencia en la ONU - sus contribuciones monetarias - para presionar por reformas muy necesarias. La estructura de financiamiento voluntario también permitiría a los EE.UU. y a otros impedir que sus contribuciones vayan a organizaciones desacreditadas e iniciativas, como el Consejo de Derechos Humanos, que socavan sus objetivos de política exterior. La ley también incluye disposiciones que limitan la participación de EE.UU. en el Consejo de Derechos Humanos y la retención de fondos a la ONU proporcional a las contribuciones para las actividades del Consejo de la ONU. Esta ley ha recibido el apoyo de más de 140 copatrocinadores, y fue reportada favorablemente por el Comité de Asuntos Exteriores el año pasado.

#####